TecamySer

Actualidad

Parece que fue ayer…

Parece que fue ayer…

Parece que fue ayer, y viene a mi recuerdo el 2 de Noviembre del año 1963; mi nuevo trabajo en una empresa internacional, Mclaurin & Morrison, que me iba a poner en el camino de mi vida profesional.

Tom Morrison, un inglés bueno, listo y muy curtido en nuestro país, llevaba tiempo viendo como la industria agroalimentaria en general empezaba a mecanizarse y las minas de Huelva, que él conocía tan bien, necesitaban otras bombas que las centrífugas. Dos visitas a bodegas le decidieron a desarrollar un nuevo departamento en el que era necesario un técnico en bombas; por eso me seleccionó e incorporó a su empresa.

Tom me dijo “John, tenemos que encontrar una bomba que pueda bombear productos viscosos, con sólidos en suspensión y que no hay ahora en España”.

Enseguida pensé en una bomba helicoidal de tornillo. Los conocimientos adquiridos en C.I.P.S.A eran más aplicables a las bombas centrífugas, pero los conceptos de viscosidad, N.P.S.H., altura manométrica, caudal, etcétera, también se aplicaban en las bombas helicoidales de tornillo.

En Europa había tres fabricantes y uno en Estados Unidos, por idioma y proximidad seleccionamos el inglés. Unos primeros contactos nos llevaron a una visita a Manchester para conocernos y cerrar el acuerdo de Distribución para España.

En Enero de 1964 estuve tres semanas aprendiendo de bombas helicoidales de tornillo, viendo como se fabricaban los estatores, los rotores y demás piezas, en la época de fabricación inglesa, y visitando unas instalaciones que fuesen aplicables a España.

Extremadura, Jaén, La Mancha, Levante, Murcia y Rioja, eran entonces zonas donde su extraordinaria producción agrícola estaba industrializándose y había que mostrar a los usuarios directamente la gran ventaja que la bomba helicoidal de tornillo aportaba a su proceso industrial.

Las oficinas de ingeniería, Alfa Laval, APV, etc. ya conocían estas bombas pero fue muy interesante ampliarles nuevas ideas de todas las aplicaciones que había visto en Inglaterra.

No fue fácil, fue duro, pero al final llegaron los resultados y había que estar cerca de los clientes para atenderles de inmediato y darles un buen servicio. Organicé mi primera Red Comercial: Bilbao, Barcelona y Valencia fueron las primeras Delegaciones. Luego vendrían Sevilla, Oviedo y Canarias.

El volumen de negocio se incrementaba y necesitamos refuerzos; a todos ellos les enseñamos la nueva tecnología de las bombas helicoidales de tornillo y la diversidad de aplicaciones que tenían.

Pasaron los años y en 1994 la ya entonces multinacional consideró que con 54 años de edad ya no podía dar más. Se equivocó.

Creamos una empresa familiar que llamamos TecamySer® (Tecnología Ambiental y Servicios), tres palabras que definen el espíritu de nuestra empresa y que a lo largo de 20 años nos ha llevado a ser una empresa líder en España que exporta a mas de 20 países repuestos marca Teca para todas las bombas helicoidales de tornillo que se fabrican en el mundo.

La experiencia nos tenía que servir de forma positiva para dar forma a nuestra propia bomba helicoidal de tornillo. Con la colaboración de Nova Rotors y la Universidad de Padua, lanzamos al mercado la bomba marca TecamySer®.

Ya estamos sustituyendo bombas inglesas, alemanas y francesas en España y exportando a Europa y Sudamérica.

Como ha pasado el tiempo…, pero feliz por un trabajo bien hecho, siempre honesto, y consiguiendo amigos entre todos los clientes.

por Juanjo Nieto

En tecamyser.com utilizamos cookies para facilitar el uso de la página y que te resulte más util.